Inicio Ser mujer ¿CÓMO CONCILIAR EL TRABAJO Y FAMILIA?

¿CÓMO CONCILIAR EL TRABAJO Y FAMILIA?

131
trabajo y familia
¿CÓMO CONCILIAR EL TRABAJO Y FAMILIA?
Califícame

Muchas mujeres deciden quedarse en casa luego de ser madres pero la gran mayoría prefiere continuar su carrera profesional o, incluso, emprender un negocio después del embarazo. Conciliar el trabajo y familia no tiene que ser una carrera de obstáculos.

La principal preocupación de las madres que trabajan es no pasar suficiente tiempo con sus hijos una vez que retoman la vida laboral. También pueden preocuparse por descuidar el trabajo. Muchas seguidoras de Ser Yo Misma nos hablan de cómo esta disyuntiva las afecta emocionalmente.

Hoy, les daremos unos tips sobre lo que nosotras como mujeres podemos hacer para compaginar el trabajo y familia de una manera saludable y sin tanto estrés.

Tips para sobrellevar el trabajo y la familia

Lo primero que te vamos a decir, antes de comenzar con los consejos es que converses con otras mamis que pasaron lo mismo que tú. Muchas veces creemos que estamos solas en nuestros sentimientos y eso no puede estar más lejos de la realidad.

Aprendamos a apoyarnos con otras mujeres y practiquemos la sororidad. NO ESTÁS SOLA, todas estamos contigo.

Planifícate para que el trabajo y la familia estén en armonía

El orden es clave en esta situación pues se trata de mantener a flote dos de tus facetas. Crea una lista en tu libreta o en un documento digital donde escribas y describas todas las tareas que debes realizar y el tiempo que te toma hacer cada una.

Cuando puedes tener enfrente todo lo que debes hacer puedes tomarle el peso a cada acción y planificar tu tiempo en función de eso.

trabajo y familia

Asigna prioridades dentro de tus deberes con el trabajo y la familia

Como en todo en la vida, hay cosas urgentes, cosas vitales y otras que pueden ser postergadas. Si jerarquizas tus pendientes de acuerdo a lo que necesita atención inmediata y lo que no te será más sencillo todo.

Te sugerimos dividir tus tareas del trabajo y la familia en 3 categorías. Las tareas vitales, que son aquellas que tienen prioridad 1: asistir a tu trabajo, comer, ir al médico, son algunas.

Las tareas ideales, donde vas a agrupar aquellas acciones que tienen prioridad pero no son 100% necesarias. Es decir, todo lo que debe hacerse pero no hay riesgos asociados a que no se cumplan. Algunos ejemplos son: actividades extracurriculares, asistir a eventos sociales, lavar el auto.

Por último, tenemos las tareas descartables. Esto es todo lo que te complica y el beneficio de hacerlo es muy poco. Cenas elaboradas, recorrer miles de tiendas para comprar algo, son solo algunos ejemplos.

Apoyarte en tu pareja o familia

Si estás con tu pareja es lógico que ambos deben compartir las responsabilidades asociadas a la familia y por eso puedes apoyarte en él o ella para que puedas conciliar tu trabajo y familia.

Las compras del súper, las citas con el dentista, lavar la ropa, ordenar la casa, todas estas tareas puedes alternarlas con tu pareja y así la carga es menos pesada en tu día.

Si eres madre soltera o divorciada, seguramente tu familia puede ayudarte con algunas de las tareas, solo es cuestión de planificarte, preguntar y siempre agradecer la ayuda que recibimos.

En el trabajo y la familia es importante cuidar de ti

Lo hemos dicho muchas veces, si no estás feliz y cuidas de tu bienestar, ¿cómo esperas cuidar de alguien más? Tú tienes que velar por ti siempre, dedica por lo menos 30 min al día para hacer lo que te gusta.

Puede ser practicar yoga, entrenar, alguna manualidad, meditar o simplemente un buen baño de burbujas para que no te pierdas entre los dos mundos.

No te sientas culpable por no pasar todo el día con tu hijo, es mejor la calidad que la cantidad. Si tú puedes dedicar tiempo de calidad a tu familia no hay nada por lo que sentir culpabilidad.

trabajo y familia

Dile adiós a los estándares de perfección

Evita frustrarte entendiendo que nadie es perfecto, la perfección no existe y si creemos en ella solo terminaremos agobiándonos. Si ves que no estás logrando lo que quieres, no seas dura contigo misma. Entiende que tu ritmo no es el mismo que el de los demás y solo enfócate en salir adelante.

Todas cometemos errores y eso no quiere decir que debamos recriminarnos. Las mujeres luchadoras pueden con todo porque ante la adversidad son resilientes.

Si vez que algo no funcionó como querías, entonces cámbialo pero no te enfrasques en cumplir las expectativas de otros.

¿Qué otro consejo darías para conciliar el trabajo y familia? Queremos escuchar tu experiencia.

Artículos Relacionados