Inicio Ser mujer 4 PELÍCULAS PARA CULTIVAR EL AMOR PROPIO

4 PELÍCULAS PARA CULTIVAR EL AMOR PROPIO

760
amor propio
Califícame

¿Hay algo en la vida más valioso que aquel amor hacia nosotras mismas?. Definitivamente, no hay nada más importante que el amor propio. Después de esto, cualquier cosa es posible.

Si somos capaces de saber quiénes somos, de qué estamos hechas y qué estamos dispuestas a alcanzar en la vida, no hay obstáculo que nos impida a cumplir con todo lo que verdaderamente queremos.

Y como anteriormente ya te he hablado sobre el amor propio, esta vez quiero hacerlo de una manera distinta y más entretenida. Mostrándote qué pelis hablan sobre este valor de quererse a sí mismas.

La mejor forma de aprender es divirtiéndote, ¿y qué mejor manera que viendo una peli acostada en el sofá? 🙈💗

“Matilda”: el amor propio se aprende desde chica

Desde muy corta edad, Matilda, el clásico personaje mágico que todas amamos en esos años del 96 y 97, nos enseña que la vida es cuestión de conocer muy bien cuáles son nuestras habilidades y  de sacarles provecho al máximo.

Y es aunque a esta tierna niña siempre le hicieron creer que era anormal, precisamente por poder levantar objetos con el pensamiento, ella vio ese “defecto” como algo especial e hizo de ello la mayor virtud de su personalidad.

¿Por qué nosotras no podemos hacer lo mismo que ella? Tenemos que aprender a querernos y a explotar todo lo bueno que tenemos. Gritar a los 4 vientos que somos poderosas y que vamos a mostrar de qué somos capaces.

¡Bienvenido, amor propio!

“Comer, rezar y amar”

Elizabeth Gilbert, nuestra querida Julia Roberts, era la mujer que tenía todo: un esposo, una casa y una carrera profesional increíble. Pero también tenía muchos traumas de la adultez y amores que se convirtieron en dolores de cabeza.

Esto último hizo que ella quisiera darle un giro a su vida y que se enfocara solo en cosas que alimentaran su ser. Decidió tomar un riesgo que muchas veces nos asusta y se empeñó en salir de su zona de confort.

En “Comer, rezar, amar”, Liz nos enseña que salir de la zona de confort nos permite conocernos más. Descubrir cosas que ni siquiera sabíamos que podían estar allí y de querernos como la mayoría de las veces desconocemos son cosas que nos hacen alimentar el amor propio.

Ella lo hace a través de los viajes, la comida, el rezo y el amor. ¿De qué forma lo vas a hacer tú? 🧐

En el “Diablo viste a la moda” también existe el amor propio

¿Cómo olvidar a Andrea y a Miranda?. ¡Im po si ble! Andrea Sachs es una periodista que entra en el mundo de la moda con un afán increíble por aprender sobre la dinámica de trabajo en Nueva York y otras cosas. Pero que, a través del tiempo, se da cuenta de que se está dejando de un lado a ella misma.

Por nada del mundo podemos dejar que esto suceda, ya sea por haber terminado con una pareja, por una pérdida, entre otras razones que ustedes tienen más que claras.

No permitamos abandonarnos, sobre la mesa siempre estará la oportunidad de cambiar, de volver a quererse y de ser la persona que tanto quieres ser.

Y si nos llega a pasar, hagamos como Andrea hizo al final de la peli, encontrarse después de haberse sentido tan perdida. Esta película nos enseña que no hay mejor satisfacción que esa, ir al lugar indicado luego de haber pasado por tanto. 💗

“Eterno resplandor de una mente sin recuerdos”

En esta película, no es que Clementine (Kate Winslet) se sienta bien por haber abandonado la mente de Joel o que tenga alguna intención de olvidarlo por completo, es que ella vive la vida como todas debemos vivirla.

¿Sabes cómo es que ella vive su vida? Evitando que los problemas se apoderen de los buenos momentos que puedan pasar.

Este personaje nos enseña que la juventud se vive como uno desee hacerlo y que hay que aprovechar las oportunidades sin importar lo que los demás puedan pensar.

También es cierto que el amor en pareja es importante, pero para poder triunfar en una relación, es necesario que primero aprendas a ser feliz contigo misma.

Siempre ten en cuenta la importancia del amor propio. Si eres feliz contigo misma, puedes serlo con cualquier persona y con el mundo entero.