Inicio Recetas Postres CHEESECAKE DE CHOCOLATE BLANCO – ¡MÁS DELICIOSO IMPOSIBLE!

CHEESECAKE DE CHOCOLATE BLANCO – ¡MÁS DELICIOSO IMPOSIBLE!

258
Califícame

Siempre pensé que preparar un cheesecake era algo bastante complejo, solo para pasteleros, y cuando preparé uno me llevé una gran sorpresa porque es bastante sencillo, así que anímense a prepararlo porque además el sabor que tiene, ¡Ni les digo!

Antes de comenzar les quiero informar que esta receta es ideal para prepararla de un día para otro, ya que lleva un mínimo de 5 horas de refrigeración para conseguir esa consistencia cremosa y rígida, así que si lo quiere preparar organice bien los tiempos.

¡Empecemos!

Ingredientes: *10 porciones

  • 200 gr. De galletas de chocolate molidas (puedes escoger tu galleta favorita)
  • 70gr de mantequilla derretida (ideal que sea sin sal)
  • 300 gr de queso crema a temperatura ambiente
  • 200gr de cobertura de chocolate blanco derretido a baño maría.
  • 2 cda de azúcar
  • 3 huevos
  • 1 cda de almidón de maíz
  • 400gr de frutos rojos a elección
  • 300gr de yogurt natural

Preparación:

Comenzamos con la masa, para esto primero debes preparar tu molde desmontable y enmantequillarlo, prender el horno a 180° para que esté listo cuando lo necesitemos.

Para la masa solo debes mezclar tus galletas molidas con la mantequilla, quedará migosa. Agrega esta mezcla al molde y con los dedos ve apretando por toda la superficie, cuando esté ok hornea por 10 a 12 minutos y reserva. No apagues el horno.

Vamos con la mezcla de arriba, para esto en un bowl grande debes agregar el yogurt, el queso y la cobertura derretida batiendo a máquina, cuando esté integrado agregas uno a uno los huevos sin dejar de batir y por último el almidón de maíz, hasta que todo esté bien integrado.

Ahora solo basta verter esta mezcla encima de la masa y hornear cerca de 90 minutos o hasta que veas que los bordes están semi duros y el medio se conserva gelatinoso (te darás cuenta si lo mueves). Apaga el fuego y espera que se enfríe dentro del horno a puerta cerrada. Cuando ya esté completamente frío (demorará un par de horas al menos o más) retira y deja refrigerando 5 horas más.

Cuando lo vayas a servir calienta en un sartén tus frutos rojos, agrega el azúcar y cuando esté un poco líquido vierte sobre tu cheesecake y listo ¡Quedará delicioso!