Inicio Maternidad y Familia RELACIONES SEXUALES DOLOROSAS

RELACIONES SEXUALES DOLOROSAS

527
relaciones sexuales
RELACIONES SEXUALES DOLOROSAS
4.8 (95%) 8 votes

Las relaciones sexuales, en donde se experimenta dolor o algún grado de incomodidad, deben dejar de entenderse como normales. Es esencial, comprender que experimentar dolor en la penetración, sensación de ardor o resequedad, no es normal aunque sí bastante común.

DOLOR DURANTE LAS RELACIONES SEXUALES

La normalización del dolor:

Una de las peores realidades y que agravan esta condición es la normalización del Dolor que manifiestan algunos profesionales de la Salud respecto de esta patología. Cuando se señala que existen molestias en el coito, ellos suelen responder: “Tranquila, si es normal que te duela un poco”. Al sentir molestia durante un examen ginecológico: “Ya no sea alharaca, si no es para tanto”. Al momento de sentir incomodidad al tacto: “Uy que exagerada, pareciera que no tuviera pololo”.

Todos aquellos discursos, recogidos de testimonios de pacientes, son formas de normalizar el dolor. El discurso que por definición nos hace mujeres: “Parir con dolor”, “La primera vez siempre duele” etc. Son discursos integrados al modelo Neoliberal en el que vivimos. Que se acepta transversalmente y es traspasado de generación en generación por testimonios de madres a hijas. Y finalmente reafirmado por los profesionales de la Salud. Lo anterior es dramático considerando los índices de disfunciones sexuales presentes el día de hoy derivadas de Dolor en el Coito o de la falta de deseo.

relaciones sexuales

Disfunciones más comunes

La Dispareunia, es precisamente lo descrito anteriormente: Dolor en las relaciones. Ya sea antes o después, y se debe a múltiples factores los que deben ser evaluados siempre por especialistas. También está el Vaginismo como contracción involuntaria de musculo pubocoxígeo que impide la penetración vaginal. Deseo Hipoactivo o baja líbido y anorgasmia que es la ausencia o dificultad para alcanzar el orgasmo.

DOLOR DURANTE LAS RELACIONES SEXUALES

Tratamiento

                Es muy importante destacar que el tratamiento de estas disfunciones debe ser realizado por un Equipo Multidisciplinario y especializado en Sexualidad. El médico especializado podrá determinar causas orgánicas y biológicas detrás de una Irritación o inflamación tales como alteraciones de la Vulva o de la Vagina.

Estas pueden ser Vaginosis, vulvo vaginitis, Vulvodinia, Vestibulitis Vulvar, entre muchas otras, causadas por aspectos genéticos, hormonales. Propios de la etapa de la vida que se vive como la menopausia, o también por intervenciones quirúrgicas en la zona. Por otro lado, un Psicólogo especializado o terapeuta sexual, podrá otorgar herramientas de trabajo para superar esta disfunción. Ya sea en pareja o de forma autónoma, descartar falsas creencias y lograr un empoderamiento real en la paciente y la conciencia del derecho al placer sexual y su disfrute.

Te puede interesar: VIDA SEXUAL PLENA ¿ES POSIBLE LOGRARLO?

relaciones sexuales

¿Tiene solución?

Si tienen solución, siempre con un tratamiento multidisciplinario y constante. Sin embargo, para el caso de los tratamientos de disfunciones sexuales femeninas, es importante y responsable destacar que no son tratamientos rápidos. Si bien es cierto, el primer tratamiento e indicaciones que los profesionales podemos indicar es corto, el seguimiento y los ejercicios y avances son lentos.

¿Por qué razón? Porque es estrictamente necesario que vayan de la mano de la propia mejoría de la paciente. Para ser más clara. Debe ser al ritmo que ella dicte, no lo que indique el profesional. Esto es porque si apuramos el proceso, forzando a una paciente a realizar procedimientos que puedan ser incomodos para ella. Se puede retroceder y traumatizar más a la mujer y por consecuencia retroceder en su tratamiento más que acercarnos a la solución.

Si tienes más dudas respecto a temas de sexualidad, te recomendamos ver nuestra sección VIDA EN PAREJA

DOLOR DURANTE LAS RELACIONES SEXUALES

El consentimiento en los tratamientos

Otro aspecto fundamental de explicar es el consentimiento a los tratamientos. En sexualidad debe ser todo estrictamente consentido, de otra forma podemos caer en una disfunción más grave aún. No es como un tratamiento traumatológico, por ejemplo, cuando hay una fractura, debes usar un yeso y punto, de otra forma la fractura no se reparará. Es así de simple.

En sexualidad no es así. Si una paciente tiene Dispareunia, y uno de los ejercicios es por ejemplo, de autonocimiento en donde ella misma se toca la vagina en su casa observándose con un espejo. Éste debe ser realizado “queriendo” hacerlo, no porque la terapeuta lo mandó a hacer. Debe realizarlo convencida y con deseo de experimentarlo. De otra forma insisto, podemos desarrollar un trauma peor en la paciente. Es entonces fundamental que la paciente tenga conocimiento de esto y realice los ejercicios y tratamientos a su propio ritmo.

¿Qué pasa si padezco de dolor en las relaciones o sospecho de alguna otra disfunción y no recibo tratamiento?

Lo que podría ocurrir, es que la condición evolucione a un trastorno más complejo y empeore. Se estima que mientras antes el paciente reciba tratamiento, mejor es el pronóstico de recuperación. A pesar de que cada día hay más consultas al respecto, en general muy pocas mujeres consultan por estos trastornos. Por motivos como la normalización del dolor que ya revisamos. La vergüenza a contarle a nuestro medico ginecólogo o a nuestras parejas, nos lleva a postergar la consulta hasta que el dolor es insoportable.

¿Y cómo me ayuda mi pareja?

Finalmente es fundamental complementar el tratamiento con una terapia de parejas. La que ayuda mucho a la comprensión por parte de la pareja, del trastorno que se sufre. Que no es algo inventado, y que debe tener paciencia y apoyo con mucho cariño para lograr la óptima mejoría en la mujer.

Karen Figueroa García

Sexóloga SexMedicalChile