Inicio Ser mujer LA LUCHA INCANSABLE DE LEONOR VARELA Y SU HIJO MATTEO

LA LUCHA INCANSABLE DE LEONOR VARELA Y SU HIJO MATTEO

3447

El pasado 28 de septiembre fue la última vez –hasta la fecha- que Leonor Varela, actriz chilena, realizó un llamado por Twitter a rezar por su hijo Matteo, quien sufre una enfermedad degenerativa.

Esta no ha sido la primera vez, ni será la última, que la actriz ha solicitado desesperadamente las oraciones por el estado de salud de su hijo Matteo Akoskin, quien, a los 4 meses, fue diagnosticado con una Leucodistrofia, enfermedad degenerativa de origen genético y que, hasta ahora, no tiene cura ni tratamiento.

Revelando y enfrentando la enfermedad

Matteo V. Akoskin nació en noviembre del año 2012, pero no fue hasta los 4 meses que le detectaron leucodistrofia.

Si bien la actriz nacional lo mantuvo en secreto por un tiempo, en septiembre del 2013 hizo pública la enfermedad de Matteo a través de una entrevista realizada por la revista Ya de El Mercurio.

En dicha entrevista, la protagonista de Cleopatra cuenta que comenzaron a notar que algo no andaba bien cuando, ya teniendo 4 meses, el pequeño no conseguía mantener erguida su cabeza y, además, continuaba teniendo problemas para alimentarse.

Aunque en un principio Varela se mantuvo en silencio respecto al tema, luego de dar a conocer la enfermedad que padece su hijo mayor se ha mantenido bastante activa en redes sociales, donde ha ido compartiendo con sus seguidores los avances y las recaídas del pequeño.

La batalla que ya lleva 5 años

En entrevista con la revista cosas, la actriz nacional confesó que “desde un principio me dijeron que no había remedio, que, con suerte, Matteo podría vivir un año”. Ahora, ella y su esposo, el productor argentino Lucas Akoskin, ya no sólo son padres de Matteo, sino que ahora también tienen a Luna Mae, quien nació en febrero del 2015.

Cuando el matrimonio se enteró del segundo embarazo, procuraron realizar lo más pronto posible los exámenes necesarios para saber si la bebé venía con el mismo gen alterado que tiene Matteo; afortunadamente, Luna venía sin problemas.

A pesar de que ahora son padres por dos, es inevitable que Matteo sea quien requiere más atención y cuidados. Pero el hecho de que el pequeñín ya tenga 5 años es muestra más que suficiente de lo bien que lo han hecho sus padres.

Estos 5 años han sido prácticamente una montaña rusa para los Akoskin Varela, pues entre las recaídas y los avances de Matteo y el nacimiento de Luna, sus emociones no dejan de ser fuertes; pueden pasar de la risa al llanto en un minuto.

El pequeño Matteo aún tiene un largo camino por recorrer junto a sus padres y su hermanita. Pero, sin duda alguna, ya cuenta con el cariño y el apoyo de los miles de seguidores que tiene su mamá en redes sociales y de todos quienes conocemos su historia y su incansable lucha.

Artículos Relacionados