Inicio Datos EL INCREÍBLE Y CURIOSO CASO DE LOS GEMELOS JIM

EL INCREÍBLE Y CURIOSO CASO DE LOS GEMELOS JIM

910

He escuchado muchas veces que tener un gemelo o gemela es una experiencia única, que la conexión que existe entre ellos es increíblemente fuerte; pero también he escuchado que, a pesar de tener muchas cosas en común, sus personalidades y gustos los diferencia del otro y lo hacen ser un individuo.

Imagino que todo esto ya lo habían escuchado pero, el caso del que les hablaré a continuación, es el de unos gemelos muy poco convencionales conocidos como “los gemelos Jim”.

James Lewis

James Lewis nació el 19 de Agosto de 1939 en Piqua, Ohio (Estados Unidos), y fue dado en adopción a una familia de Lima, Ohio, cuando tenía apenas unas cuantas semanas de vida. De hecho, fueron sus padres adoptivos quienes lo nombraron James, aunque de cariño lo llamaban Jim.

Cuando Jim tenía 5 años supo que tenía un gemelo, pero a esa edad no le tomó el peso a la noticia, y sus padres adoptivos ignoraban cuál había sido el destino del otro bebé.

Durante su niñez, Jim tuvo un perro llamado Toy; en la escuela prefería las matemáticas y adoraba la carpintería, pero tenía problemas en el área de las letras y la ortografía.

Ya de adulto, Jim Lewis trabajó como guardia de seguridad, conducía un Chevrolet y era fumador empedernido.

Lewis contrajo matrimonio con una mujer llamada Linda, de quien más tarde se divorció. Tiempo más tarde, se casó nuevamente, esta vez con una mujer llamada Betty, con quien tuvo un hijo al que llamó James Alan Lewis.

Los gemelos Jim

En 1977, cuando Jim Lewis tenía 37 años, decidió buscar a su gemelo y acudió al juzgado local, donde encontró información y pudo ponerse en contacto con la familia Springer, quien había adoptado al otro gemelo.

Fue en febrero de 1979 cuando el reencuentro finalmente se concretó. James Lewis conoció a su gemelo, James Springer. ¡Así es! Ambos habían sido bautizados con el mismo nombre. Y las coincidencias no terminan ahí.

A medida que hablaban, se dieron cuenta de todas las similitudes que habían tenido a lo largo de sus vidas, las que, francamente, parecen inverosímiles.

Ambos medían 1,80 m. y pesaban lo mismo; Springer también había tenido un perro llamado Toy y su hijo se llamaba James Allan. Su primera esposa se llamó Linda y la segunda, con quien tuvo a su hijo, ¡se llamaba Betty!

¿Recuerdan que dije que Jim Lewis era un ávido fumador? Bueno, Jim Springer también lo era; de hecho, ¡fumaban la misma marca de cigarrillo y bebían la misma marca de cerveza! Ah, y ambos tuvieron un Chevrolet e iban de vacaciones a la misma playa en Florida.

Cuando todo esto ocurrió, el Dr. Thomas Bouchard, de la universidad de Minnesota, realizó un estudio sobre el reencuentro de gemelos, donde, por supuesto, participaron los gemelos Jim.

Bouchard contó que en una de las pruebas de personalidad, los resultados de los gemelos eran tan parecidos que parecía que los había realizado la misma persona. ¡Increíble, ¿no?!

A pesar de haber sido separados al nacer y haber sido criados por diferentes familias, los gemelos Jim son prueba fehaciente de que “la sangre tira”. ¿Qué opinan ustedes?

Artículos Relacionados