Inicio Datos ¿CÓMO COMENZAR UNA VIDA DEPORTISTA?

¿CÓMO COMENZAR UNA VIDA DEPORTISTA?

267
deportista
Califícame

Ser una persona deportista no es una tarea nada fácil, eso es seguro. Pero tiene un gran número de beneficios que hacen que hacer ese esfuerzo diario sea algo que valga la pena.

Entre los beneficios que podemos poner en la lista (que son muchos) destacamos los siguientes: Levanta la autoestima, produce las famosas hormonas de la felicidad, regula la presión arterial, disminuye el estrés (algo muy necesario hoy en día), ayuda a mantener o bajar de peso según tu cuerpo necesite y muchos beneficios más.

Es por eso que, si aún no te has inscrito en un gimnasio o en alguna clase, aquí te voy a contar cómo puedes ir cambiando tus hábitos para lograr ser una persona deportista.

¿CÓMO COMENZAR UNA VIDA DEPORTISTA?

Una de las grandes ventajas que nos ofrece el deporte, es que existe una muy amplia variedad de ejercicios que podemos hacer según nuestros gustos. Por eso, si lo tuyo no es el fútbol, bien puedes intentar con una clase de spining  o alguna disciplina como Karate o Tae Chi o alguna otra variedad.

Si tienes el tiempo limitado y transportarte a clases o a algún gimnasio se hace complejo, existen ciertos ejercicios que puedes hacer donde sea. Como el running, que  puedes practicar en tu casa o dónde te acomode o hacer un circuito de entrenamiento con escaleras, saltos, ejercicios con ligas y más.

deportista

¡Vamos a lo que vinimos! Para ayudarte a hacer esta tarea más sencilla, te daré unos consejos para que no mueras en el intento:

¿CÓMO COMENZAR UNA VIDA DEPORTISTA?

1.- Organiza tu rutina de la semana: Una vez que te decidiste a comenzar con el ejercicio, planifica tu semana tomando en cuenta los días y los horarios que destinarás para hacer ejercicio. El mínimo es de 3 días por semana, 30min continuos. Haz tu mayor esfuerzo por respetar el plan.

2.- Prepara todo con anticipación: El día antes de tu día de ejercicio, prepara todo. Deja tu ropa deportiva, tus zapatillas y cualquier otra cosa que vayas a necesitar. Esto te va a ahorrar las malas excusas como “Es que si quería pero no encontré mí…”

3.- El día de ejercicio: No hagas planes que hagan que aplaces tu ejercicio. Sobre todo si sabes que lo estás haciendo porque tienes flojera y sin comenzar a dudar y a preguntarte si en verdad quieres o si no, ponte tu ropa y actívate de inmediato. A mitad de tu rutina verás que vas a agradecer haberlo hecho.

Finalmente, siempre recuerda que los grandes esfuerzos tienen grandes recompensas. Así que cuando menos te des cuenta verás que estás mucho más sano, te enfermarás menos, podrás comer algo sin el miedo a engordar, te sentirás mucho mejor contigo mismo, serás más feliz, tendrás más energías, y sobre todo, habrás formado constancia y disciplina en ti mismo.

Y si estás interesada en disciplinas menos tradicionales como el Yoga, te recomendamos el siguiente artículo:

CONOCE LOS BENEFICIOS DEL YOGA