Inicio Datos 4 CONSEJOS PARA TRANSFORMAR UN MAL DÍA EN UNO INCREÍBLE

4 CONSEJOS PARA TRANSFORMAR UN MAL DÍA EN UNO INCREÍBLE

118
Califícame

¿Acabas de pasar o, peor aún, estás pasando por un día de esos en los que creemos que nada está saliendo bien, que cada cosa que hagamos va salir mal?

¡Tranquila linda! Ya va a pasar… Muchas veces un mal día o un mal momento no depende 100% de algo que hayamos hechos nosotros mismos, sino que de situaciones externas que se desarrollan de cierta manera, pero eso no significa que tu no puedas tomar el control de tu actitud y cambiar ese día terrible por uno excelente.

Tener la capacidad de identificar un mal día y tratar de mejorarlo a como de lugar también es una muestra del amor que sientes por ti misma, así que deja de esperar que pasen esas “24 horas” de mala racha y haz algo por cambiarlo ¡AHORA YA!

Rompe la rutina: La vida rutinaria es la mejor amiga del desánimo, así que la propuesta es que hagas cualquier cosa que te desconecte de lo que haces siempre, y que sea lo antes posible.

Si estás teniendo un mal día y te estás llenando de malas energías llama de inmediato a una amiga para que vayan a comer juntas cuando salgan del trabajo, o dile a tu pareja que te acompañe al cine o, si puedes, retírate antes de la oficina, pide sushi y acuéstate a ver una película divertida, etc. Etc.

Desde pasear a tu perro hasta salir a bailar son actividades que te ayudarán a romper la rutina, mejorar el ánimo y generar una desconexión que siempre es necesaria.

Date una ducha larga o un baño de tina: Sobre todo esos días que sentimos que cargamos con todo lo que los pasó durante el día, darte una ducha es algo casi simbólico para sacar todo ese peso extra que tanto nos molesta cuando el día no fue bueno.

En un mal día llena la tina, agrega esencias y especias relajantes y aromáticas y libera todas esas tensiones acumuladas, relaja tus músculos y dale la pelea a ese estrés que se quiere apoderar de tu cuerpo y de tu actitud frente a la vida.

Naturaleza: Y es que para mucha gente no hay nada más relajante que tomar aire, caminar en pastito verde o mirar las nubes, la naturaleza siempre invita a desconectarse un poco del trajín del día a día.

Anda a un parque, sube un cerro, juega en tu patio, pasea a tu mascota, pon esa música que tanto te gusta y comienza una caminata tranquila, relajada, pensando siempre positivo. Verás como poco a pocos vas sacando esa energía fea y te vas llenando de energía linda, de paz y de felicidad.

Visita a tus papás, abuelos, amigos, pareja o a quien más te regalonee: Honestamente ser un “adulto” puede ser, muchas veces, algo abrumador, que conlleva mucho peso, que las cuentas que pagar, que tantas responsabilidades, que tanto trabajo en casa y fuera de ella, que los hijos, etc.

Así que si el día va mal y sientes que el estrés y el agotamiento te van pasando la cuenta, algo realmente reponedor es ir donde esa persona que siempre te consiente, te hace sentir amada, protegida y que llena tu mente de pensamientos lindos. Puede ser tu madre, para que prepare tu comida favorita, tu pareja para que cenen algo rico o tus amigas para que simplemente te permitan desahogarte de toda esa carga que llevas.