Inicio Actualidad INVESTIGADORES DE UC DETECTAN SUSTANCIA CANCERÍGENA EN CEREALES DE DESAYUNO

INVESTIGADORES DE UC DETECTAN SUSTANCIA CANCERÍGENA EN CEREALES DE DESAYUNO

469
Sustancia cancerigena en cereales
Califícame

Un grupo de investigadores de la Universidad Católica reveló que encontraron altos índices de una sustancia cancerígena en cereales de desayuno: la acrilamida. Sí, en Ser Yo Misma también nos asombramos.

Ya en un estudio realizado a finales de 2018, el mismo grupo había indicado que los berlines y otros alimentos típicos contenían un compuesto que podría ser cancerígeno. En la actualidad, decidieron enfocarse en los cereales de desayuno que suelen ser parte de la dieta de tantas personas.

La investigación se llevó a cabo en el Departamento de Ingeniería Química y Bioprocesos de la Universidad Católica (UC). El equipo contó con el apoyo del Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondecyt).

Franco Pedreschi es el líder el equipo de investigación y comentó que la acrilamida es un producto que podría estar vinculado al cáncer. Si bien el contenido de esta sustancia cancerígena en cereales es menor que en otros productos, su alto consumo puede representar un verdadero riesgo. Es común encontrarla en las papas fritas y algunas galletas.

Sustancia cancerigena en cereales

Entre sus declaraciones, indicó que que el orden descendente de cantidad de esta sustancia en los cereales es:

  • Hojuelas de maíz azucaradas y tostadas: 156 microgramos por kilo.
  • Cereales de maíz y trigo dorados: 133 microgramos por kilo.
  • Integrales con sabor a chocolate: 86 microgramos por kilo.
  • Cereales de trigo, arroz y avena integral: 45 microgramos por kilo.
  • Cereales de trigo o maíz: 38 microgramos por kilo.
  • Cuadraditos de avena: 32 microgramos por kilo.
  • Hojuelas de arroz, maíz o avena: 21 microgramos por kilo.

“las mediciones arrojaron que las hojuelas de maíz azucaradas y tostadas contienen 156 microgramos de acrilamida por kilo, seguido por los cereales de maíz y trigo dorados (133) y los integrales con sabor a chocolate (86)”

Sustancia cancerígena en cereales ¿Qué es la acrilamida?

Esta sustancia química carece de sabor y está clasificada como un químico potencialmente cancerígeno. La acrilamida está presente en diversos alimentos que tienen en su base la harina como las papas fritas que compras en el súper.

Esta sustancia se forma durante la cocción y procesamiento de los alimentos a temperaturas altas. Si un alimento contiene el aminoácido asparagina y se calienta a temperaturas elevadas en presencia ciertos azúcares, entonces el resultado es la acrilamida.

Lee también: JAVIERA SUÁREZ: LA HISTORIA DE UNA LUCHADORA

En Chile, son los niños en edad escolar que consumen el 70% de estos cereales y se calcula que en el país cada persona consume unos 2 kilos de estos cereales al año.

Estas cifras están por encima de las de Brasil y Dinamarca, países con consumos de 300 gramos y 1 kilo por persona anual, respectivamente.

La acrilamida y el riesgo al cáncer

Esta sustancia se observa como un vínculo potencial en la aparición del cáncer. En el sitio web del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos se expone que algunos estudios que avalan este vínculo.

Se ha encontrado que el riesgo a padecer ciertos tipos de cáncer aumenta con la exposición a la acrilamida. Esto se debe a que la sustancia en el organismo se convierte en glicidamida y ésta genera mutaciones y otros daños en el ADN.

A pesar de esto, son varios los estudios que no han encontrado evidencia consistente de esta vinculación. Sin embargo, representantes de ese instituto aducen los resultados inconclusos a una dificultad. Dicen que es difícil determinar la cantidad de acrilamida que consumen las personas a través de lo que la misma persona reporta que consume.

Sin embargo, los alimentos no son la única forma de exposición a la acrilamida. También están expuestos a través de la inhalación de humo del tabaco. Un fumador tiene hasta 5 veces más exposición que un no fumador a esta sustancia.

Otros estudios revelan que exponerse en el trabajo a altas concentraciones de la acrilamida, a través de la inhalación, puede resultar en daños neurológicos. Con esto no nos referimos solo al humo del tabaco. También se incluyen las personas trabajan en entornos con manejo de esta y otras sustancias.

Es importante que, ante estas nuevas conclusiones, podamos tomar conciencia de la presencia de esta sustancia cancerígena en cereales y otros alimentos que consumimos a diario.